Los celos y la inseguridad


FUERA DEL DIVAN 

SALUD ALTERNATIVA 135


EN ESTA EDICIÓN: Cómo manejar los celos y la inseguridad en la pareja



Salud Alternativa: Claudia, hoy me gustaría que hablemos de un tema que afecta a absolutamente a todas las parejas: los celos y la inseguridad. Porque quién acaso no ha sentido celos de su compañero alguna vez…

Claudia De Angelis: La verdad, no conozco a nadie (risas), o una y otra en algún momento son parte de nuestras vidas, aunque sea de manera sutil y esporádica.


SA: ¿Qué son los celos?

CDA: Los celos son una emoción inquietante y desestabilizante, que surge frente a la amenaza de perder la atención, la mirada o compañía de la persona amada. Aparecen cuando uno se siente amenazado a perder a alguien que se considera “propio”. Es una respuesta de conducta negativa y destructiva, que puede ir de leve a aguda. Este sentimiento es una respuesta que corresponde a los niveles inferiores de desarrollo emocional, a mayor sentimiento de posesión, más serán los celos, y corresponden a un persona inmadura emocionalmente.

 

SA: ¿De qué se pueden tener celos?

CDA: De todo lo que puedas imaginar, la gente es muy creativa (risas), pero lo más común, es a otra persona, amigos, hijos de la pareja, hijos propios, familiares, trabajo, tiempo libre y actividades del otro, que no se compartan en pareja. 


SA: Este sentimiento va asociado a algún otro? 

CDA: Sí. Hay casos donde los celos se asocian directamente a la envidia, a veces, es muy difícil dividir uno del otro.

Muchas veces los celos acompañados con envidia surgen frente a las actividades que realiza la pareja, por su cuenta, a la posibilidad de compartir con sus amigos o a las ocupaciones laborales. Aquí el problema surge porque como no se tienen actividades propias, entonces en tiempo libre se lo quiere disfrutar si o si en pareja, no permitiéndole actividades fuera de esa posibilidad “de a dos”.

Y también está directamente relacionado al egoísmo, es imposible uno sin el otro. Ya que la posesividad habla de una persona que mide la relación en función a sí misma y a las propias necesidades.

Y otra posibilidad es la relación con la vergüenza, luego de hacer una escena desmedida, a veces puede surgir la conexión con esta emoción.

Muchas de ellas, una vez que los padecen, se sorprenden de si mismas ya que ni siquiera sospechaban que los padecieran. Los celos pueden ser sanos cuando lo que se demanda es algo que se debe hacer sobre una base de equidad en la pareja; sin embargo acudir a este tipo de conducta refleja carencias personales muy profundas.

El celo carnal se expresa cuando se hacen demandas inapropiadas y cuando ejercen sentimientos enfermizos porque las demandas no son satisfechas. Este sentimiento refleja una cierta inseguridad emocional por perder dominio o sentir menoscabo en una relación interpersonal. Los celos se manifiestan ante la aparición de una situación o persona que el yo-interno clasifica como mucho más dominante y competitiva. Los celos provocan que el sujeto que los padece, se sienta vulnerado y ejerza un sobredominio de la persona objeto del celo, atrapándola en una red de cirscuntancias opresivas tales como privarla de la libertad, aislarla, seguirla al trabajo, revisar sus relaciones externas, buscar una evidencia de traición etc.1

Además de las circunstancias causadas por el libre albedrío que todo el mundo tiene, es la cuestión principal de los celos de origen psicológico. Los estudios de Egene W. Mathes, de la Western Illinois University, quien realizó experimentos de campo para comprobar las hipótesis de Greg White respecto a los celos, la persona "celosa" (A) siente celos en su relación con la persona "celada" (B) al aparecer el "intruso" (C) - que puede ser otra persona o circunstancia - debido a dos razones fundamentales:

  1. la pérdida de la relación representaría la pérdida de las recompensas y beneficios que dicha relación reportaba: la persona celosa ya no podrá compartir momentos de buena calidad o gratos con la persona celada: ya no conversarán, jugarán, o dormirán juntas, por ejemplo.
  2. la pérdida merma la seguridad en sí mismo o autoestima: para la persona celosa (A), la persona celada (B) habría de elegir entre ella (A) y el "intruso" (C) y habría optado por el último (C), lo que sugeriría que (C) es más importante o mejor que (A).


SA: ¿Sentir celos puede tener su costado positivo?

CDA: No. En absoluto, es un sentimiento como dije anteriormente, destructivo y negativo. Para uno mismo y para el otro también. En consultorio a veces llegan personas “celópatas” (son aquellas personas víctimas de celos agudos) y realmente es un trabajo muy arduo de realizar.


SA: Porque?

CDA: Porque principalmente son personas muy reactivas y que padecen una baja autoestima, y eso es un trabajo muy arduo de revertir. Es una patología muy difícil para trabajar, ya que la persona se enceguece y obsesiona con el otro y cambiarle el foco es realmente difícil.


SA: ¿Cuándo dirías que los celos son algo “saludable” en las parejas y cuando comienzan a ser algo patológico? ¿Cuál es el límite?

CDA: Saludables no son nunca, pero es una verdad popular, que podemos aceptar como normal, que dice que cuando te celan es porque le importás a tu pareja, y eso tiene algo de cierto. Si la escena de celos es medida y corresponde a alguna situación que no quedó clara y la reacción es mesurada, no afecta en nada a la pareja, más que un charla aclaratoria o algún enojo leve y listo.  Hasta aquí sería lo normal, no saludable, pero aceptable. El resto ya es exceso.


SA: ¿Qué es lo que siente una persona que es “enferma de celos”?

CDA: Ceguera emocional. Describir a un celópata así es como se los llama es describir a una persona obsesiva de la conducta de su pareja, de lo que mira, de con quien habla, perseguida constantemente por cualquier estímulo o compañía, que exagera situaciones y ve cosas que no existen, con tal de hostigar al otro, y culparlo de hacer cosas que no hizo, solo para debilitarlo. Cuando un persona es celópata, llega a tener rasgos psicopáticos, o sea violencia verbal o física, obsesión con la persona, inseguridad extrema, baja autoestima y fabulación.

La diferencia con el psicópata es que no seduce a los terceros continuamente para convencerlos de que es una persona magnífica, si no que padece su desequilibrio frente a cualquier situación sin importarle si hace un papelón.


SA: ¿Detrás de unos celos profundos y desenfrenados, existe verdadero amor?

CDA: NO, nada más lejos que el amor, lo que hay detrás de esto es posesión, querer. El amor es generoso, crece en libertad y bajo confianza y compromiso mutuo. Los celos desenfrenados y profundos, esclavizan, someten, enferman, apagan, toda posibilidad de crecimiento individual del otro, ya que si crece o tiene posibilidades lo puede perder, entonces no quiere que le pase nada nuevo que esté fuera de control.



Celos e inseguridades

SA: ¿De que manera se relacionan los celos con la inseguridad?

CDA: Voy a citar unas frase de un colega, "Los celos son realmente inseguridad", arroja Ronald Mah, terapeuta de parejas en Berkeley, Estados Unidos.


SA: ¿Uno siente celos porque es inseguro de la otra persona, del amor que el otro siente, o porque es inseguro de si mismo?

CDA: Principalmente uno tiene baja autoestima y eso provoca inseguridad. Eso trae la desconfianza en el otro, porque uno no se considera suficiente para conformar y retener a la otra persona, sin que esta se fije en alguien más lindo, más divertido, o más inteligente. La persona que padece de celos, no se considera importante para su pareja, entonces tiene que compensar esa falta, reteniéndola, culpándola o responsabilizándola, de todo cuanto la haga sentirse insegura.


SA: ¿Los celos y las inseguridades tienen que ver con experiencias anteriores de la persona, por ejemplo un padre ausente u otras relaciones en las que esa persona fue engañada?

CDA: La baja autoestima que provoca los celos y las inseguridades, se instalan en la infancia de todos nosotros, nadie nace con alta autoestima, esto es algo que uno va forjando en su personalidad y sintiendo con el paso del tiempo y la edad. Y la verdad los factores que provocan esta baja autoestima e inseguridad personal son muy variadas, tanto que no podrían enumerarse. La identificación con la relación de los padres, puede ser sin duda un factor importante, la desvalorización de ellos, el abandono, pero todo nos lleva a la primera infancia, allí es donde está la clave.


SA: Por otro lado, ¿los celos pueden ser una especie de modelo familiar que se hereda?

CDA: Se puede repetir, pero es no necesariamente. La repetición de historias se hace de manera conciente o inconsciente, pero si se elabora NO SE REPITE. Con lo cual depende del desarrollo de cada personal y el trabajo personal que haya realizado cada uno


SA: ¿Una pareja donde uno de los dos es muy celoso, puede sobrevivir?

CDA: Si, claro, se sostiene con otra persona disfuncional. En cambio, si la otra persona está en equilibrio no hay pareja posible. Ninguna persona sana se relaciona con otra muy celosa, ya que la vida en pareja, en este caso, se hace muy densa de discusiones, peleas, escenas violentas, y repetidos momentos de confrontación.

Las personas sanas tienden continuamente hacia el estado de equilibrio, y las personas muy celosas, desequilibran continuamente, todos los momentos.


SA: Como conclusión de la inseguridad y los celos que nos dirías 

CDA: Que como todos tenemos celos adentro nuestro en mayor o menor medida, intentemos no desatarlos, ni provoquemos los celos en otras personas. Esto se puede lograr si no le damos motivos para alimentarse. Ejemplo: cuando nace un hermanito, es muy fácil, acompañar al hermano mayor a esperar con ansias su venida, pero si los padres, no acompañan este proceso con cuidado y atención, lograrán despertar celos irreversibles, en el mayor. En una pareja, por ejemplo, hys juegos que suelen tener un final poco feliz, y tienen que ver con destacar la atenci’n de terceros, este “histeriqueo” hace que indefectiblemente alguno se desestabilice y la situación termine en pelea. Entonces seamos prudente, evitemos el desequilibrio del otro siempre y cuando se pueda prevenir con un mínimo de cuidado.




Combatirlos es posible

SA: ¿Una persona que es muy celosa, puede dejar de serlo? 

CDA: Si es MUY celosa, es realmente difícil, ya que el trabajo es arduo y la persona no siempre reconoce estar enferma, como para comenzar un terapia de manera intensiva. La persona “celópata” está enferma y como tal tiene que reconocerlo y pedir ayuda, si no llega a este punto, (igual que sucede con un adicto) no hay posibilidad de comenzar una terapia, con lo cual no hay posibilidad de sanación.


SA: ¿Qué recomendarías en estos casos?

CDA: Hacerlo recapacitar, haciéndole ver que sufre y que la forma de salir de esta ceguera de celos es pedir asistencia terapéutica.


SA: ¿De qué manera ayuda la terapia en estos casos? 

CDA: En el caso del trabajo emocional, que es lo que yo hago, se lleva a la persona a vivenciar sus estados de inseguridad y baja-autoestima, para disolverlos, descargarlos de las emociones con las que quedaron obstruidas y recuperar esa energía para vivir el presente con más seguridad y equilibrio. Esto requiere del protagonismo y el compromiso de esa persona para salir de su enfermedad, sin esta actitud de colaboración es muy difícil superarlo



Ser feliz a pesar de los celos 

SA: Es evidente que en una pareja donde uno de los dos es muy celoso, no puede ser una pareja feliz. Es una situación en que los dos sufren…

CDA: Claro que sí, ambos sostienen un vínculo enfermo, desequilibrado y pobre. Ya que felicidad significa plenitud, no la podemos encontrar en esta fórmula de dos.


SA: Claudia, para ir cerrando, ¿dirías que aprender a controlar nuestros celos es una de las claves para llevar una vida de pareja feliz?

CDA: Controlar nuestros celos, es acompañarnos a entender cada situación que nos dispara este sentimiento, que nos está llevando a nuestras debilidades, nuestra comparación con otros y lugares donde nos encontramos con nuestra baja autoestima. Si logramos ver en cada acto de celos, nuestro punto vulnerable, los podremos ir disolviendo, y cada vez nos sentiremos más maduros, más seguros de nosotros mismos, y más en paz.  Mientras más concientes del desequilibrio, más capaces seremos de modificarlo y madurar nuestra emocionalidad. Si los tomamos como una señal de alerta de que algo un nuestro interior nos está provocando dolor y sufrimiento, además de sentirlo y llevarlo a la conciencia, podemos hablarlo con nuestra pareja, diciéndole, por ejemplo, “me siento celosa cuando ves a tu ex mujer” y hablarlo y poner nuevos límites que los ayuden a ambos a superar ese punto.



------------------------------------------------------------------------------------ 

Recuadro 

Lucha contra los celos

A continuación, la licenciada Claudia de Angelis nos ofrece algunos consejos para controlar estos impulsos y evitar que se vuelvan negativos:

  • Autoexamen: Lo primero que debería preguntarse una persona es si sus celos son recurrentes. Si la respuesta es afirmativa y existe una especie de “patrón” en todas las relaciones amorosas, es necesario tomar “cartas en el asunto” y afrontar este problema. 
  • Afianzar la autoestima: la mejor manera estar atentos a los que nos desestabiliza, que nos hace sentir menos que el otro, en qué punto nos sentimos vulnerables, cuales son las causas que nos desequilibran.
  • Si tienes dudas, comunícalo: Hablar con la pareja y con los amigos, comunicando nuestro sentir y sensación con respecto a determinada situación, siempre de una manera comprensiva y tolerante.
  • Es importante hablar en primera personal, Yo siento. Yo pienso. Yo creo. Sin hacer cargo a nadie, de lo que nos ocurre.
  • Nunca hablar sobre estos temas bajo la tensión de la pelea. Dejar pasar el tiempo necesario y cuando ambos estás tranquilos, abordar el tema y conversar de manera cordial y comunicativa, intentando que el otro entiendo lo que nos sucede. 
  • Conversar alivia y descomprime el sufrimiento
  • Recibir consejo de personas idóneas y maduras ayuda a analizar y recapacitar sobre lo que nos pasa y en muchas ocasiones, resolverlo
  • Cambiar el lugar de víctima por el de protagonista, sabiendo que esto nos llevará un esfuerzo, pero que al final saldremos vencedores.